www.lavozdeltajo.com

Destacado | ENTREVISTA EN SU DOBLE VERTIENTE

Rubén López: ‘No me veo más especial por ser gay, soy exactamente igual que las demás personas'

Rubén López: ‘No me veo más especial por ser gay, soy exactamente igual que las demás personas'

El también vulcanólogo definió la erupción de la Isla de Hierro en 2011 como una de las mejores experiencias de su vida

Rubén López Díaz es talaverano, acaba de cumplir 35 años y es un ingeniero de telecomunicaciones que decidió dedicar su vida profesional a la geología. Pasa su vida a caballo entre Madrid y las Islas Canarias, según las exigencias del Observatorio Geofísico Central, que depende del Instituto Geográfico Nacional del Ministerio de Fomento. Además es un activista del movimiento LGTB y convencido defendor de este colectivo. Rubén quiso narrar sus experiencias en ambas facetas a La Voz del Tajo.

¿Qué hace un talaverano trabajando con el mar en las Islas Canarias?

Circunstancias de la vida. Estudié Ingeniería de Telecomunicaciones, aunque no me apasionaba mucho la carrera, y terminé optando por una beca de la Red Sísmica Nacional en 2003 y luego salieron unas plazas de vulcanología de la misma institución en 2005 y aquí estoy, en el mundo de la geología aplicando mi carrera y disfrutando muchísimo.

¿No te da miedo?

Nunca eres consciente de lo que puede pasar. En 2011 cuando evacuaron el pueblo donde estábamos, era más la ilusión por ese acontecimiento –que sucede una vez cada 40 años- y nos acercamos como locos. Fue una de las mejores experiencias de mi vida.

¿Cómo fue esa experiencia?

Soy muy aventurero y no dudaba en acercarme cada día en helicóptero o en lancha para ver como avanzaba la mancha, ya que éramos la autoridad competente del estado. Imprudentemente me acerqué demasiado a la costa y una bolsa de monóxido de carbono me afectó y me tuvieron que hospitalizar por una pequeña intoxicación, que me produjo mareos, somnolencia y una pigmentación azul en la lengua. Todo quedó en un susto, no fuimos conscientes del riesgo que corrimos.

Para los más desinformados, ¿qué pasó en la isla de El Hierro en julio de 2011?

Comenzó a haber terremotos y el magma empezó a extender bajo la corteza terrestre hasta que rompió en esta isla el 10 de octubre de 2011. Lo estábamos siguiendo desde Madrid y llegamos ese mismo día; fue la primera erupción submarina en España desde 1971 y la primera en la historia escrita en esta isla. Ahora viajamos cada tres semanas en procedimiento rutinario. Yo como ingeniero de telecomunicaciones controlo todas las comunicaciones que llegan a Madrid y a Tenerife. En las Islas Canarias hay 30 estaciones repartidas con diferentes disciplinas: sismología, geodesia, geoquímica, gravimetría, geomagnetismo o geología. Estas estaciones, con GPS de referencia, miden las deformaciones del suelo. Su labor es obtener todos los datos antes de que se produzca una erupción, ya que se es el aviso a través de una serie de parámetros. Tenerife es la isla más poblada y con mayor riesgo, aunque en El Hierro hubo más de 15.000 terremotos antes de que el magma subiera y provocara roturas en la corteza. Como consecuencia se desprende dióxido y monóxido de carbono y hay que comprobar si el suelo lo expide.

¿Cómo está la situación?

Hoy tranquila, pero mañana no lo sé, es algo impredecible.

Vuestro protagonismo mediático es innegable, pero ¿qué te pregunta la gente por la calle?

En 2011 y 2012 yo era el telediario geológico de mi familia, estaban todos fascinados con la aventura.

¿Qué opinión tenéis de las prospecciones de petróleo que se están produciendo en las Islas Afortunadas?

Ese asunto lo lleva la Red Sísmica Nacional y el Observatorio Geofísico Central. Hasta que se creó la competencia en 2005 nadie se encargaba de la vigilancia volcánica, excepto estudios particulares que realizó la Universidad Complutense tras el suceso de 1971. Ahora se puede informar y formar a la población ante un terremoto o una erupción volcánica.

¿A ti incluso te tocó tranquilizar a la gente?

La gente se pone nerviosa y sabes que no va a pasar nada, porque está todo controlado.

Cambiamos de tercio, también eres una persona con mucho protagonismo en el activismo homosexual y gran defensor de la causa. ¿Cómo os sentís en los últimos tiempos?

Hemos retrocedido en los últimos años. Sería muy importante que en la asignatura Educación para la Ciudadanía o similares se hablara de homosexualidad en educación sexual. Si los niños y niñas no lo han oído nunca y se lo enseña una autoridad educativa la cuestión se ve de otra forma, sería un avance espectacular. No me imagino como de diferente habría sido mi vida si mi profesor hubiera hablado con normalidad de orientación sexual cuando de niño yo estaba en el armario, con 12 o 13 años.

¿La integración de parejas del mismo sexo sigue siendo un terremoto social a día de hoy?

En lugares como Talavera ha habido un avance increíble desde los años 80, veo a dos chicos agarrados de la mano que si lo hubiera visto con 12 años se habría ido el alma al suelo. Veo con ilusión a gente que no se esconde.

¿Hay barreras?

Cuando más cosas ocurren es cuando empezamos a visibilizarlo. En Francia cuando se aprobó el matrimonio homosexual es cuando proliferaron los incidentes y ataques homófobos. Molestamos cuando se nos ve, si estamos ocultos nadie dice nada, pero es un problema cuando nos visibilizamos.

Además formas parte del comité organizador del Día del Orgullo Gay, puedes expresar desde este medio que sois personas normales, y que no os gusta alardear de vuestra condición sexual.

Yo estoy orgulloso de ser una persona como cualquier otra. Si un chico tiene novia si le cuenta a todo el mundo y si tiene novio le cuesta muchísimo más. Nuestra visibilidad no es para estar por encima de nadie, sino para que se nos vea. Según las estadísticas el 10% de la población es homosexual y no se corresponde con la visibilidad real.

No buscáis ser protagonistas sino pasar desapercibidos como cualquiera…

No me gusta ser protagonista; me gusta poder hablar de ello con normalidad. Me satisface ver a mucha gente que cuando ve mi pulsera –con los colores que simbolizan el orgullo gay- se agarran de la mano con su pareja como diciendo que están en territorio seguro.

¿Tenéis miedo?

La gente tiene miedo, por eso muchos se ocultan. Volviendo un día del barrio de Chueca del Día del Orgullo un hombre en el metro se levantó de mi lado y de unos amigos y dijo: ‘a ver si se me va a pegar algo’

¿Crees que la gente que dice cosas como esa lo siente de verdad?

No lo sé, pero duelo escuchar palabras que atentan contra tu dignidad. Es una chorrada, no le das más importancia, pero es inaudito que se comporten así cuando no haces nada hiriente hacia nadie. A mí no me molesta ver a un chico y una chica agarrados de la mano. En Madrid también han aumentado las agresiones en los últimos meses y la gente no se atreve a denunciarlo para que no se visibilicen sus casos. Hace no mucho un chico perdió un ojo tras una agresión y ni ha salido en prensa; la gente no se atreve a ser uno mismo por lo que se puedan encontrar, no viven tranquilamente.

¿Cuál es el principal problema para que haya normalidad, es más cultural, o político o religioso?

Un poco de cada. El Ayuntamiento de Talavera hasta ahora nunca había hecho pública una declaración institucional hablando de nosotros en 500 años de existencia. Tampoco han puesto una bandera para conmemorar la celebración; aunque parezca una tontería, es reconocimiento y la gente hablaría de ello, se normalizaría con el paso de los años y terminaría aceptándose por completo. El qué dirán sigue siendo un problema en España y más en otras partes del mundo. El último caso más sonado ha sido la salida de armario del nadador australiano Ian Thorpe. No se atrevía a decir que era gay y su explicación era horrible, porque se sentía un ejemplo para los niños y no les quería defraudar.

Pero vosotros sois personas normales…

Ya me veis, una persona como cualquier otra; con ganas de luchar para que todos nos vean así, por eso me visibilizo. No me veo más especial por ser gay, soy exactamente igual que los demás.

Hablabas del caso de Thorpe, al igual que la visibilidad de otras reconocidas personalidades, ¿ayuda o perjudica?

Ayuda mucho. He tenido 13 años y he estado en el armario. Desde principios de los 90 Boris Izaguirre parecía que era el único gay de España. La visibilidad es esencial, porque un chico que no tiene referentes sobre homosexualidad lo tiene mucho más complicado personalmente. El político Mikel Iceta fue el primero en España y también el deportista Tom Daley, reciente medallista olímpico, que tiene 18 años y ha sido una revolución en Twitter con más de 100.000 comentarios dándole las gracias. Yo en las redes sociales también me visualizo mucho, hace poco me escribió un chico de un pueblo de Huesca de 17 años y me dio las gracias porque confesó a sus padres su condición sexual gracias a mí. Me comentó que le hice ver que se puede vivir con normalidad comportándote como una persona más.

¿Conoces casos de personas que viven la homosexualidad de forma anónima, incluso altos cargos y de responsabilidad, por miedo a que le cambien o cambiar su vida?

En política, en cultura, en deportes…no se atreven a decirlo, incluso los medios de comunicación han tenido prohibido hablar de algunos de ellos. Cuesta mucho dar el paso, por eso a nosotros nos parece fundamental la visibilidad. El caso de Ian Thorpe ha sido de mucha valentía, porque reconoció que sufría depresión porque o asumía que era gay. Ha sido una gran victoria para él y para todos los que se identifican con él.

¿Qué es el Día del Orgullo Gay?

Es decirle a la gente que no voy a agachar más la cabeza a su paso, que no tengo miedo y que estoy orgulloso de ser como soy, como cualquier persona. Estoy muy comprometido con la organización en Madrid, es un día muy emocionante en el que hago un repaso vital y me enorgullezco de ver cómo he crecido y me he atrevido a quererme y levantar la cabeza. Para otros es más lúdico y festivo. Yo he sido acosado en el colegio y en la calle; sigo cruzándome a esas personas, pero ahora les aguanto la mirada, cuando siempre la he apartado. Eso es lo que significa este día. Organizativamente es un infierno. Con la estructura que tiene es muy complicado, ya que es como una manifestación para reivindicar. Este año ha habido 31 carrozas y vehículos, más que en 2013. Además, calculamos que asistieron más de un millón de personas, es la más multitudinaria de España cada año aunque no salga en las portadas de los periódicos nacionales. Nosotros invitamos a todos los agentes sociales, partidos políticos, asociaciones, sindicatos, para todos aquellos que compartan nuestro manifiesto. Como partido, el PP no ha estado nunca y además llevamos dos años sin ser recibidos por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. El Ayuntamiento no es nada colaborador con nosotros y a la alcaldesa no parece que le agrade demasiado la celebración cuando beneficia a todos los sectores, tanto el turístico y económico, como el de vender al exterior un Madrid plural. También es un evento muy seguro, donde menos incidentes hay. En el barrio no cabía ni un alma, se concentran personas de todas las condiciones sexuales y esa integración es perfecta. Yo me encuentro con compañeros y conocidos heterosexuales y todas las condiciones y todos tan contentos, nadie se va a pegar nada.

¿Cómo habéis conseguido que venga la pregonera, la reciente ganadora de Eurovisión: Conchita Wurst?

Eso lo consigue la asociación de empresarios. Ha sido un lujo que estuvieran Conchita y la representante española de este año, Ruth Lorenzo. Conchita ha dado gran visibilidad en Europa y sobre todo en el este del continente, donde las cosas están mucho peor; por eso, es un adalid de la libertad y que viniera a leer el pregón fue todo un honor.

¿Cómo es de cerca?

Muy agradable y simpática, además de accesible y comprometida. Está muy feliz de lo que ha empezado a representar, se está convirtiendo en icono del movimiento y se nota que le gusta y está ilusionada. Ruth Lorenzo se sumó por el tema eurovisivo, un evento que a los gays, con el prejuicio, nos gusta mucho.

En otro orden, ¿te ves en un futuro en una formación política con responsabilidades?

En la estructura social del estado en el que creo, sería lo lógico. Está el individuo, los movimientos o asociaciones y luego los partidos políticos para llevar las reivindicaciones de los ciudadanos a las instituciones. No lo descarto.

De otra forma, ¿tienes futuro político?

Me atrae. Talavera es mi ciudad, vengo siempre que puedo y pregono por los cuatro costados de donde soy. Aunque tampoco me importaría la política a escala provincial o regional; cualquier opción me parece atractiva.

Hablando de Talavera, ¿qué paso el movimiento ‘Tal cual Talavera’ que no terminó de germinar?

Empezamos en 2007 y el principal problema fue la visibilidad, ya que la primera anónima era la vicepresidenta. No terminó de crecer nada más que por el problema de ser visibles. Además, yo estaba en demasiadas organizaciones, como en la vicepresidencia de Bolo-Bolo Castilla-La Mancha. Talavera tiene otro problema, y es la emigración de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (LGTB), ya que mucha gente vive aquí a gusto y otros prefieren irse y no decirlo aquí. Hay gente que viaja todos los fines de semana a Madrid, por eso el tener tan cerca la capital lo hace más complicado. Yo lo seguiré intentando.

¿A qué dedicas el tiempo de ocio en Talavera?

A estar con mi familia y mis amigos. Soy muy familiar, me gustan mucho mis animales y vivo Talavera con pasión. Me gusta pasear, tomar cañas por la zona centro; en definitiva, lo que a cualquier otra persona.

 

Rubén López: ‘No me veo más especial por ser gay, soy exactamente igual que las demás personas'
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.