www.lavozdeltajo.com
Antídoto contra el sufrimiento

Antídoto contra el sufrimiento

Muchos acuden a filosofías, existencialismos, religiones, mantras, psicología en busca de una vacuna contra el sufrimiento.... Muchas son las respuestas, en un miunto donde hay demasiadas. Yo he encontrado..... no sé, una explicación.

Muchos acuden a filosofías, existencialismos, religiones, mantras, psicología en busca de una vacuna contra el sufrimiento... Muchas son las respuestas, en un mundo donde hay demasiadas. Yo he encontrado… no sé, una explicación.


Parece que quienes ven pelis de terror son más felices. No es que para ser feliz haya que tragarse la saga de Halloween, pero hay relación.


En un pase rápido de imágenes, nuestro cerebro detecta inconscientemente sólo las más terribles. Es porque somos animales diseñados para detectar amenazas, para sobrevivir. Por eso somos más eficaces en situaciones de stress. Tenemos una parte del cerebro llamada amígdala donde reside este instinto, preparado para bregar con el peligro, huyendo o defendiéndose. Sin esta predisposición, por ejemplo, no podríamos reaccionar ante un problema de tráfico. Pero ocurre que, desde que nos hemos civilizado, las amenazas son menores, endorfinas y adrenalinas andan desorientadas, sin ocupación, pero la amígdala sigue ahí y si pasa largos periodos sin peligros, se los inventa y sobreviene la angustia existencial. Por eso nos ahogamos en un vaso de agua. Todo es natural. Sabiendo que el problema es sencillo, se trata de no dejarla que vaya a su bola, que no se alimente con carroña. Debemos proponerla retos, en el deporte, el trabajo, una vocación o cosas parecidas. Distraerla. No debemos esperar tampoco a que la vida nos de un varapalo (una enfermedad o una inspección de hacienda) Hay que adelantarse y dar salida al instinto de lucha que toda competición contiene con nuestros desafíos.


Por tanto, aquel consejo de los psicólogos no es una actitud moral optimista, sino técnica. Esas sustancias, como en el sexo, necesitan ser liberadas. E igual que la lujuria desaparece tras el sexo, la angustia existencial tontainas desaparece en situaciones de auténtica tensión. Es aquello de darte un golpe en la cabeza para que no te duela el pie. ¡Aunque sea poniendo la última de Freddy Kruger!www.


http://moisesdelasherasfdez.blogspot.com.es

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de La Voz del Tajo
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.