cabecera
Hemeroteca :: Edición del 23/02/2012 | Salir de la hemeroteca
116/123

Manuel del Rosal

Una plaga arrasó la cordura

Una plaga arrasó la cordura

“El sentido moral y la cordura se bastan a sí mismos, no necesitan asociarse a una gran inteligencia para dar felicidad al hombre”. Alexis Carrel, biólogo, escritor y científico francés
“Entre 2008 y 2011 unas 150.000 familias perdieron su vivienda lo que provocó unas pérdidas de 8.000 millones de euros a la banca. En este año un total de 135.000 familias sufrirán procedimiento de ejecución hipotecaria lo que arrojará pérdidas de 18.000 millones de euros al sector bancario. La atonía económica y el desempleo harán que 510.000 familias pierdan su casa por ejecución hipotecaria entre 2012 y 2015 lo que llevará a la banca a sufrir pérdidas por valor de 34.000 millones de euros. Las deudas de las familias españolas alcanzan los 878.197 millones de euros” ¿Qué pasó? ¿Qué está pasando?
Si viviéramos durante el reinado del faraón Ramsés, época en la que Egipto sufrió las plagas bíblicas como castigo divino; podríamos decir que estábamos y estamos sufriendo una de las plagas que asoló aquel reino. No voy a decir que esta sea también una plaga bíblica, un castigo divino; porque hoy suena mal todo lo religioso, que se menoscaba y produce risa, pero lo parece. De lo que no hay duda es que esta plaga no sólo es debida a la crisis económica, ni mucho menos. Una crisis moral que precedió a la económica y de la que aún no hemos salido, una adoración sin límites al becerro de oro, un todo vale por la efímera riqueza; preparó el terreno a la crisis económica. Pero, desde mi punto de vista, ahí no queda todo. Las crisis moral y económica estuvieron acompañadas por dos de los peores compañeros que pueda tener el hombre: la estupidez y la falta de sentido común. Todo unido hizo que la cordura dejara paso a la locura colectiva que se extendió como una mancha de aceite incontenible, como millones de toneladas de chapapote que todo lo contaminaron, lo pervirtieron, lo intoxicaron. Banqueros y financieros, ciegos y babeando de codicia repartían dinero a manos llenas sin la más mínima garantía y el pueblo, en la más espléndida ignorancia, creyendo que los prestamos se pagarían solos y que la bonanza económica sería para siempre, pedían y vivían muy por encima de sus posibilidades olvidando que el banco puede equivocarse, pero que siempre va a cobrar de una manera u otra, que el banco no es una ONG. El sol de España reverberaba en el metal pulido y brillante de los coches de alta gama al alcance de cualquiera, el consumo llevado a límites grotescos reventaba los stock de los grandes almacenes; todo ello apoyado en las bases de barro de una economía falsa que ocultaba tras el oropel de su fachada la podredumbre que habitaba en su seno. Si, como una plaga que cegó a unos y a otros, la falsa riqueza arrasó en un día lo que llevaba ocultando durante años. La lógica, el sentido común, la cordura fueron segados por la guadaña de la codicia de unos y de la estupidez de otros. Cuando pasen los años y miremos atrás nos preguntaremos que pudo pasar para que una sociedad se enfangara de tal modo.

Carlo María Cipola, al que me he referido en algún otro artículo, en su estudio “Allegro ma non tropo” afirma que la estupidez humana ha causado más catástrofes que la misma naturaleza y las guerras, siendo estas el resultado de la misma estupidez sazonada con la ambición de poder. Afirma este científico que cuando en un país el número de estúpidos supera al de inteligentes, el país tiene graves problemas; pero que cuando, además, el gobierno está formado por estúpidos ávidos de poder; el país se va a la ruina. Así ha sido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (76)   No(27)
116/123
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Punto limpio

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    243 | Sarita - 04/11/2011 @ 14:25:27 (GMT+1)
    Totalmente de acuerdo, estas agencias actuales carecen de total credibilidad y lo que deberíamos hacer es apoyar la creación de nuevas que nos garanticen la calidad de sus opiniones y podamos estar seguros de como estan las cuentas publicas.
    242 | nicogred - 04/11/2011 @ 13:07:05 (GMT+1)
    El papel de los políticos y de las agencias de rating ha sido muy importante a la hora de llevarnos a esta crisis. No nos olvidemos que las agencias de rating son un monopolio y que los políticos deben poner medidas para que este monopolio se rompa y aumente la competencia en el sector. ¿por qué todavía no lo han hecho?.. es otra de las grandes preguntas sin respuesta.
  • Comenta esta noticia



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de La Voz del Tajo
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.