www.lavozdeltajo.com

guadalajara

Los detenidos acudían a las pruebas, previo pago de entre 1.000 y 2.000 euros, haciéndose pasar por extranjeros residentes legales en España no hispanohablantes