www.lavozdeltajo.com
La presidenta de La Solana junto al secretario vecinal de uno de los inmuebles afectados. (Foto: J.F.)
La presidenta de La Solana junto al secretario vecinal de uno de los inmuebles afectados. (Foto: J.F.)

Vecinos de Talavera se oponen a la construcción de una gasolinera en la Avenida del Príncipe

Estaría ubicada en el número 62 -en la antigua piscina de La Solana-, rodeada de tres bloques de edificios y cerca del colegio Ruiz de Luna

sábado 21 de junio de 2014, 21:43h

 

Vecinos de los barrios de La Solana y El Esparragal han iniciado las acciones de oposición a la construcción de una gasolinera en el número 62 de la Avenida del Príncipe Felipe, en el antiguo solar de la piscina de La Solana, cuyo uso -aunque privado- era de zona deportiva. Según explicó el secretario de la comunidad de vecinos del número 60 de dicha vía, Antonio Serrano, durante el Gobierno de Pablo Tello se cedió la mitad de estos terrenos -solar que fue propiedad del empresario Alejandro Vázquez- a cambio del terreno para construir el Polideportivo 1º de Mayo, mientras que el resto seguía siendo para el uso deportivo.

Esta misma semana los vecinos conocían la solicitud de licencia de la empresa Ortivaz S.L. para la actividad 'comercio menor de carburantes para surtido de vehículos, aceites y grasas lubricantes', documento firmado por el Intendente Jefe de la Policía Local y que abre un plazo de días para la presentación de alegaciones en información pública. Serrano dijo que después de indagar, en el Ayuntamiento les confirmaron que se trata de una gasolinera y se extrañan de que se pida licencia para ese uso “cuando no se sabe si es una zona deportiva o no”.

En el escrito presentado por estos vecinos, del número 60 de la Avenida del Príncipe, exponen que no se les ha comunicado físicamente que estaba abierta información pública con relación a la apertura de esta industria, así como que su bloque de viviendas sería el más afectado por la instalación. Critican que el emplazamiento está encajonado en un patio de luces, rodeado de edificios a menos de 25 metros, así como a menos de 50 metros del colegio Ruiz de Luna y de una residencia de mayores. Igualmente, manifiestan que los pisos que quedan por encima de la industria estarían expuestos a todos los gases de los carburantes y las consiguientes enfermedades que esto puede acarrear.

También consideran que esta gasolinera sería “una bomba de relojería” para muchas personas en caso de accidente, que el valor de los pisos se devaluaría notablemente y que la zona deportiva está sin recalificar para este uso industrial. Para terminar, dejan patente su oposición y suplican que “hechas las alegaciones anteriores no concedan licencia de obra”.

El próximo martes, estos vecinos y los presidentes vecinales de La Solana, Antonia Avis, y de El Esparragal, Pedro Molina, se reunirán con el arquitecto municipal y el aparejador para conocer exhaustivamente el proyecto. A priori, Serrano dijo que la normativa vigente recoge que no pueden construirse este tipo de industrias a menos de 2.000 metros de un lugar habitado, máxime cuando “tenemos tres o cuatro gasolineras a menos de un kilómetro”. Los vecinos, a expensas de conocer los pormenores del proyecto, avanzan que llegarán hasta las últimas consecuencias para evitar la instalación de una gasolinera en su barrio, lamentando que desde el Ayuntamiento nadie les haya informado de la posible construcción de un negocio contemplado como 'actividad peligrosa', cuya normativa obliga a dar conocimiento a los vecinos afectados más inmediatamente.

 

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+

4 comentarios