www.lavozdeltajo.com

PANDEMIA

Así afecta la contaminación al riesgo de contagio por Covid-19

Así afecta la contaminación al riesgo de contagio por Covid-19
Ampliar

Estudios recientes han implicado la polución del medio ambiente como factor de riesgo

sábado 15 de enero de 2022, 17:00h

La exposición prolongada a la contaminación del aire ambiente puede aumentar el riesgo de infección por COVID-19, según sugiere una investigación publicada en línea en la revista 'Occupational & Environmental Medicine'.

Continúa el proyecto de mejora del entorno urbano y medioambiental

Leer más

La asociación fue más fuerte en el caso de las partículas, con un aumento medio anual de 1 microgramos/m3 vinculado a un incremento del 5% en la tasa de infección. Esto equivale a 294 casos más por cada 100.000 personas al año, indican los resultados, que se centran en los habitantes de una ciudad del norte de Italia.

Aunque es necesario seguir investigando para confirmar la causa y el efecto, los resultados deberían reforzar los esfuerzos para reducir la contaminación atmosférica, aseguran los investigadores.

El norte de Italia se ha visto muy afectado por la pandemia de coronavirus, con Lombardía como la región más afectada en términos de casos y muertes. Se han sugerido varias razones para ello como las diferentes estrategias de análisis y la demografía.

Pero las estimaciones de la Agencia de Medio Ambiente de la Unión Europea muestran que la mayoría de los 3,9 millones de europeos que residen en zonas donde la contaminación atmosférica supera los límites europeos viven en el norte de Italia.

Según los investigadores, los estudios recientes han implicado a la contaminación atmosférica como factor de riesgo de la infección por COVID-19, pero los fallos en el diseño de los estudios y el hecho de que sólo se hayan recogido datos hasta mediados de 2020 han limitado los resultados.

Para sortear estos problemas, analizaron la exposición a largo plazo a los contaminantes atmosféricos y los patrones de infección por COVID-19 desde el inicio de la pandemia hasta marzo de 2021 entre los residentes de Varese, la octava ciudad más grande de Lombardía.

Entre los 81.543 residentes a 31 de diciembre de 2017, más del 97% se vincularon con éxito a los niveles de exposición media anual de 2018 para los principales contaminantes atmosféricos, según la dirección del domicilio.

Se recopilaron los datos regionales de infección por COVID-19 y la información sobre las altas hospitalarias y las prescripciones de medicamentos para pacientes externos de 62.848 adultos que aún no se habían infectado con el SARS-CoV-2, el virus responsable de COVID-19 a finales de 2019 hasta finales de marzo de 2021.

Las cifras oficiales muestran que sólo el 3,5% de la población de toda la región estaba totalmente vacunada a finales de marzo de 2021.

Se disponía de estimaciones de los niveles medios anuales y estacionales de cinco contaminantes atmosféricos para 2018 en un área de más de 40 km de ancho: partículas (PM2,5, PM10); dióxido de nitrógeno (NO2); óxido nítrico (NO); y ozono (03).

Los valores medios de PM2,5 y NO2 eran de 12,5 y 20,1 microgramos/m3, respectivamente. Las correspondientes exposiciones medias anuales ponderadas por la población en Italia para el mismo año fueron de 15,5 y 20,1 microgramos/m3, respectivamente.

Se incluyeron en el estudio unos 4408 casos nuevos de COVID-19, que se registraron entre el 25 de febrero de 2020 y el 13 de marzo de 2021. Esto equivale a una tasa de 6005 casos/100.000 habitantes/año.

La densidad de población no se asoció con un mayor riesgo de infección. Sin embargo, vivir en una residencia se asoció con un riesgo más de 10 veces mayor de contraer la infección.

El tratamiento farmacológico para la diabetes, la hipertensión arterial y las enfermedades obstructivas de las vías respiratorias, así como los antecedentes de accidente cerebrovascular, también se asociaron con un riesgo 17%, 12%, 17% y 29%, respectivamente.

Después de tener en cuenta la edad, el sexo y la residencia en el centro de asistencia, además de las enfermedades concurrentes de larga duración, las medias, tanto de PM2.5 como de PM10 se asociaron significativamente con una mayor tasa de infección por COVID-19.

Cada aumento de 1 microgramos/m3 en la exposición a largo plazo a las PM2,5 se asoció con un aumento del 5% en el número de nuevos casos de infección por COVID-19, lo que equivale a 294 casos adicionales por cada 100.000 habitantes/año.

La aplicación de promedios estacionales en lugar de anuales arrojó resultados similares, y estos hallazgos se confirmaron en análisis adicionales que excluyeron a los residentes de residencias de ancianos y se ajustaron además por los niveles locales de privación y el uso resultados similares para PM10, NO2 y NO.

Los investigadores sugieren que las asociaciones observadas fueron aún más notables entre los grupos de mayor edad, lo que indica un mayor efecto de los contaminantes en la tasa de infección por COVID-19 entre las personas de 55 a 64 años y de 65 a 74 años.

La exposición prolongada a la contaminación atmosférica aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias y cardiovasculares a través de la inflamación persistente y el compromiso de la inmunidad. Los investigadores sugieren que estas mismas vías podrían estar implicadas en la relación entre la contaminación atmosférica y las mayores tasas de infección por COVID-19.

"Nuestros hallazgos proporcionan la primera evidencia empírica sólida de la vía hipotética que vincula la exposición a largo plazo a la contaminación atmosférica con la incidencia de COVID- 19, y merecen una futura generalización en diferentes contextos --concluyen-- Mientras tanto, los esfuerzos del gobierno para reducir aún más los niveles de contaminación del aire pueden ayudar a mitigar la carga de salud pública de COVID-19".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios