www.lavozdeltajo.com
Propia
Propia

Eduquemos a los que educan, para que eduquen mejor

Grupo terapéutico para padres y madres

sábado 02 de enero de 2016, 08:33h

Con motivo de la celebración de un taller dirigido a padres y madres, en una idea de trabajo de introspección hacia su papel de educadores, nace la idea de este artículo que a continuación está leyendo.

Tras una experiencia de más de siete años trabajando con Mujeres cuidadoras de personas dependientes, y en un entorno de un grupo de ayuda mutua, vimos la necesidad de experimentar con los padres y madres, en un encuentro de casi taller de padres y madres, donde en vez de hablar de sus hijos e hijas, hablaremos de ellos mismos, de los padres y madres, de sus cambios, y de quien esta pendientes de ello.

Uno de los graves problemas que nos encontramos en nuestro gabinete, en el servicio de atención social a familias, es que muchas veces los padres y madres, en esta sociedad actual, se han convertido o han querido convertirse en amigos y amigas de sus hijos/as, y no quieren ser esos padres y madres necesarios para el desarrollo del menor que le marca los límites, que le prohíbe, que le sanciona, que le contradice, que le educa.

Este distanciamiento de Ser padre/madre a Ser amigo/a, conlleva que los padres/madres no dejan claro los límites a los hijos/as, así como que no establecen una relación desigual a la hora de toma de decisiones, que conlleva la educación o tutela del padre/madre hacia el menor. Los roles establecidos en una familia, con respecto a la educación son claros, el padre/madre/tutor debe ayudar y favorecer la inclusión del menor en la sociedad, y esta se va realizando progresivamente, según la necesidad y según la maduración del menor. El papel del padre/madre va siendo de limitar las exposiciones y los daños al menor, sin excedernos en el cuidado o celo.

Esto unido a que, no siempre podemos ver los logros de nuestra educación en un espacio corto de tiempo, y que no podemos ver la acción/reacción de una forma directa, va haciendo a los padres/madres que empiecen a frustrarse en su obligación como padres de educar. Y al final, se encuentren en una situación de desamparo de los padres, con respectos a sus hijos/as, que han aprendido a jugar mejor en este partido de la vida.

Siendo esta situación a veces muy normal, nace la necesidad de nuestra entidad de ofrecer un servicio que ayuda a los padres y madres, pero sobre todo, que ayude a los menores, que serán los que realmente sufrirán las consecuencias más directas de su situación actual.

El Grupo de Ayuda Mutua (Gam), de padres y madres con adolescentes es un espacio para cualquier padres o madre, que tenga la sensación de no sentirse capaz de educar a su hijo o hija, y que piensa que se le ha ido de las manos esta situación, ya que no puede marcar normas o limites a sus hijos/as en casa, y cree que en cualquier momento todo puede explotar para peor. E incluimos a aquellos padres y madres que están sufriendo algún tipo de maltrato por parte de sus hijos/as.

Aprender a cuidarse uno, aprender a educarse, para educar mejor. Aprender que son necesarios los límites, que vivimos en sociedad, y que los limites nos protegen, nos hacen ser más seguros, nos hacen convivir con nuestros iguales.

En el Gam, a ser un grupo terapéutico, aprenderemos a crecer, a fortalecernos nosotros mismos, a explorar nuestros sentimientos, explorar nuestras emociones, lo que sentimos y porque lo sentimos, así como analizarlo para poder cambiarlo. No solo es la aireación de un problema familiar, es la búsqueda de comprensión de donde está el mismo, para poder buscar soluciones.

Desde el 15 de enero, y con dos grupos de trabajo, Alganda Servicios Sociales ha puesto de forma gratuita un servicio de Grupo de Ayuda Mutua para padres y madres de jóvenes adolescentes. Un servicio totalmente gratuito, y que viene a impulsar la necesidad de que padres y madres puedan recibir información y formación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios