www.lavozdeltajo.com

Fallece El Jala

Fallece El Jala
Ampliar

Mariano Sánchez, El Jala, el mítico torero de Navalcán de la década de los sesenta y setenta fallecía este domingo y será enterrado esta tarde a las cinco en su localidad natal

lunes 30 de diciembre de 2019, 08:56h
Ha muerto Mariano Sánchez “El Jala”. Mariano ha sido, es y será para los anales de la Historia de Navalcán y Comarca, un personaje irrepetible. Pero sobre todo un hombre bueno. Quiso ser torero en la década de los sesenta y lo consiguió; aunque no llegase a tomar la alternativa fue el maestro de la sonrisa perenne y el alma bondadosa que lo daba todo dentro y fuera de la arena, arriesgando su vida y su patrimonio a cambio de nada; bueno sí, de que le consideraras su AMIGO. No había festejo en la comarca sin que su nombre no apareciera en el cartel y tras cada novillada -con éxito o sin él- las fiestas populares de Parrillas, Velada, Mejorada, Segurilla, Talavera... contaban con su figura alternando con las peñas de los pueblos por bares y bailes hasta la madrugada. En Navalcán era muy querido, pero en Parrillas, idolatrado. Así, en 2008, el que fuera ministro de Justicia, el arenense Mariano Fernández Bermejo, pregonaba las fiestas patronales y en su boca el nombre de “El Jala”. “No todos los ídolos son famosos”, llegó a decir el matador César Jiménez, blandiendo para ello su amistad y su bondad. Buscó la gloria del toreo sin conseguirlo y el paso de los años los ha pasado, y paseado a lomos de su caballo, recogiendo la amistad que durante tantos fue sembranbdo. Con esa sonrisa fácil, con ese cariño perenne... En su Navalcán querido, en su Parrillas acogedor, en Gamonal, en Talavera, en cualquier pueblo de nuestra hoy llorosa comarca. Un twuit, con firma del consistorio navalqueño, nos lo transmitía de la siguiente manera: “Nos ha dejado Mariano Sánchez, El Jala. Navalqueño ilustre, artista, torero y mejor persona. Siempre le recordaremos así; con la sonrisa en la cara y en compañía del “Wiski”, su mejor caballo. Las banderas de Navalcán deberían ondear a media asta. Si alguien lo merece, es él”. Desde aquí poco más que añadir, tan sólo que sus restos están siendo velados en el tanatorio de Navalcán y que esta tarde a partir de las cinco -hora taurina por excelencia- recibirá sepultura en la iglesia parroquial de la localidad. Ya lo vaticinó el irrepetible Federico García Lorca:
A las cinco de la tarde.
Eran las cinco en punto de la tarde.
Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde.
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.
Lo demás era muerte y sólo muerte
a las cinco de la tarde.

Descansa en paz, Mariano. Bien te lo has ganado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios