www.lavozdeltajo.com

ARTÍCULO

En defensa de Occidente (2)

En defensa de Occidente (2)

Carlos González-Teijón es escritor, sus libros publicados son Luz de Vela, El club del conocimiento, La Guerra de los Dioses, El Sistema, y de reciente aparición “Psicología de virtudes y pecados”, de editorial, Letras de autor.

Por Carlos Glez.-Teijón
lunes 10 de enero de 2022, 10:55h

¿Se puede definir a Occidente como, “La Democracia”?- Es una visión simplista. Es cierto que algunos intelectuales conceptuarán a Occidente como los que utilizan la democracia para adoptar sus decisiones públicas, y por ello, sus leyes, frente a las otras civilizaciones -China, India, El Islam- que utilizan sus “Verdades” -religiosas o ideológicas- o sus creencias y costumbres, para regir la vida individual y pública, con criterios ya definidos previamente y asumidos por toda la población. A mi modo de ver esto es erróneo, primero, porque todas las sociedades han dispuesto de períodos históricos en los que los ciudadanos mayores de edad, o aquellos que habían ganado la “Pluma de águila” de guerreros, acudían al “Tipi” o a la “Casa comunal” -Apaches, Comanches, Vikingos, Sajones, Visigodos…- para en asamblea pública y con participación de todo el que pedía la palabra, adoptar las mejores decisiones para los asuntos públicos.

Y segundo, porque también Occidente dispone de sus “Creencias”, y sus fundamentos de la llamada, “Verdad ideológica”.

Dos apreciaciones muy claras: Primera.- También todos esos pueblos nombrados disponían de sus dioses detrás, de sus brujos y chamanes, y de “Espíritus” que decían, estaban por encima de ellos y les dominaban de forma “Mágica” a su merced -esa magia la dominaba siempre el brujo o chamán de turno a su libre albedrío- aunque luego tomaban sus decisiones públicas por apoyos y mayorías. El paso adelante es que, claramente, Occidente ha rechazado a esos brujos y chamanes por encima de las mayorías.

Segunda.- Occidente tiene su “Verdad”. Su sistema ideológico y de fundamentos. Por cierto, bastante más amplio y fundado que las demás civilizaciones actuales y pasadas. Y, es obvio, muy superior a las decisiones, a veces absolutamente licenciosas, o sometidas a situaciones muy estresantes que nublan la vista, que pueden provocar resoluciones totalmente erróneas por esas asambleas. Lo que ocurre es que esas “Verdades”, “Dogmas”, “Creencias” o “Leyes Divino-Naturales”, no las dicta el Brujo, Chamán o ideólogo que más fusiles respaldan sus leyes u opiniones, sino que estos son fijados a través de un método, que se denomina “Método científico”, por el cual cualquier persona u organización puede enviar a sus representantes, y que de forma pública, con transparencia, con demostración empírica una y otra vez, y con publicación de los resultados, facilitan el que todo el mundo, o al menos los expertos, puedan comprobar que eso que alegan o defienden es “Verdad”, o se cumple cada vez que se intenta. No se imponen esos Dogmas por la fuerza de las armas, sino que esas verdades se defienden a sí mismas. Por eso para la Ciencia se utiliza la definición de Karl Popper: ¿Es la Ciencia la Verdad?, No. .- Es la mejor aproximación a la verdad que en ese momento se conoce o se ha podido demostrar. Y yo aporto lo siguiente: “Afortunadamente, porque eso significa que seguiremos luchando, estudiando, investigando, y siempre dispondremos de Conocimientos mejores, más fundados y sobre todo…más Completos” acerca del tema que estemos tratando, y así mejoraremos nuestro, Conocimiento.

Por ello ha de quedar absolutamente claro que no es que Occidente no disponga de un gran acervo de criterios ideológicos o fundamentalistas. Por supuesto que disponemos de ellos, pero la diferencia es que son, o tienden a ser, Técnicos y Científicos. Susceptibles de ser demostrados siempre y en todo momento. Por ejemplo, ¿Qué el adoptar las leyes por democracia no está sometido a error? Falso, falsísimo. Claro que se cometen tremendos errores al adoptar por Senados o Asambleas esas decisiones trascendentes. Lo que sí “ya sabemos” es que de no adoptarlas así, lo que harán las cuatro o cinco personas dominantes que las toman, es adoptar las que les beneficie a ellos, sus familias y amigos, y tener al resto de los ciudadanos en la semi-esclavitud para que vivan a su servicio. Si alguien duda de esto que digo, compruébese la historia. Otro supuesto es: ¿Qué la “Libertad de prensa” es un fundamentalismo de Occidente? Por supuesto que no. Claro que se puede mentir en los medios de comunicación, se hace cada día. Pero lo que sí “Ya sabemos” es que aquellas sociedades que no permiten la trasparencia informativa, las autoridades se encargan de que cada vez se sepa menos de sus tropelías y teje-manejes -que siempre adoptarán en defensa de sus intereses y no de la comunidad- y el conjunto de la sociedad comienza a vivir en unas mentiras que, muchas veces ha sucedido, y sucede hoy en día, visto desde fuera, causa una tremenda carcajada lo que se le hace creer a esos ciudadanos sometidos a la “Verdad” que el régimen de turno quiere.

No es que Occidente sea la Democracia, no, lo que sucede es que el desarrollo de la Humanidad, hasta este momento, no conocemos otro sistema de establecer los acuerdos públicos que no sea por trasparencia en decisiones en las que participen todos los adultos de forma directa o indirecta, porque, a su vez, esas decisiones les afectan a todos. Y la forma de saber si uno está equivocado o acertado es que adopte las decisiones por si mismo o participando en la asamblea comunal, y comprobando después qué efectos nocivos producen. El sistema democrático, por lo menos hasta el día de hoy, es muy imperfecto y erróneo, el problema es que no conocemos otro mejor. En Palabras de Winston Churchill, “No es que sea el mejor, es que los demás son todos…mucho peores”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios