www.lavozdeltajo.com

Héroes anónimos: la importancia de ser donantes de sangre

Héroes anónimos: la importancia de ser donantes de sangre
Ampliar
sábado 14 de abril de 2018, 19:00h

Cada 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. Un reconocido día que tiene dos objetivos muy claros: por un lado, ayudar a concienciar a la población sobre la necesidad de la donación voluntaria de sangre; y, por otro, reconocer la contribución de los donantes que, de forma voluntaria y altruista salvan vidas todos los días. Estas donaciones de sangre pueden tener múltiples destinatarios, como las mujeres con complicaciones obstétricas -embarazos ectópicos, hemorragias antes, durante o después del parto-; los niños con anemia grave; las personas con traumatismos graves; muchos pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas y médicas complejas; y enfermos de cáncer.


La donación de sangre es más que un acto altruista, es una necesidad social. Para abastecer las necesidades de nuestra Comunidad son necesarias unas 40 donaciones por cada 1.000 habitantes y año. De lo que trata la donación es de separar la sangre en sus tres componentes fundamentales: concentrado de hematíes, plasma y plaquetas, por lo que de una misma donación, se puede ayudar a tres personas distintas.


¿POR QUÉ SER DONANTE?
Si aún no te has decidido a formar parte de esta cadena voluntaria y de gran importancia para la sociedad, existen multitud de argumentos que te animarán a hacerlo. La sangre no se puede fabricar, por lo tanto solo depende de las donaciones anónimas y voluntarias que realicen los miembros de la sociedad para luego disponer o no de estas
reservas.


La donación es imprescindible para la curación de muchas personas, por lo tanto, es importante donar a lo largo de todo el año -se puede donar cada 2 meses, con un máximo de 4 donaciones al año los hombres y 3 las mujeres-. Es fundamental planificar tus donaciones de manera que se repartan cada 3 o 4 meses y procura donar antes de los periodos vacacionales -en estos periodos las donaciones se reducen drásticamente, mientras que las necesidades se mantienen-.


Frente a todas las razones médicas y solidarias, también es una buena forma de sentirse bien con uno mismo al realizar un acto tan altruista. Además, nunca se sabe cuando puedes necesitar esta sangre y es reconfortante saber que aportas este ‘granito de arena’ para la recuperación de alguien y que, si alguna vez la necesitas, habrá alguien que hará lo mismo por ti. Se trata de una cadena de ayuda y generosidad que se mantiene gracias a todos los donantes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios