www.lavozdeltajo.com

FIRMA INVITADA

Eusebio Nuño: "A propósito del Camino Real de Guadalupe"

Eusebio Nuño: 'A propósito del Camino Real de Guadalupe'
Ampliar
viernes 15 de marzo de 2019, 10:45h

Han pasado muchos siglos desde que, allá por el siglo XIII, se apareció la Virgen de Guadalupe al vaquero Gil Cordero en tierras de la extrema y dura Castilla indicándole donde estaba escondida una de las imágenes que, según venerables leyendas, había sido hecha por San Lucas en el siglo I. Procesionada por el papa Gregorio magno para detener la peste en Roma (como muestra el lugar del Castillo de SantÁngelo) y, tras ser regalada por el pontífice a su amigo Leandro, santo arzobispo de Sevilla, quedó escondida en la Sierra de las Villuercas hasta esta aparición mariana que pidió la construcción de una casa para esa imagen

Desde entonces, sin poder profundizar en estas breves líneas en una historia preciosa, muy emotiva y demasiado desconocida, el lugar fue evolucionando hasta convertirse en el santuario mariano de referencia en España, Portugal, Europa y, posteriormente, toda América, albergando el punto final de decenas de rutas de peregrinación en la que todos, desde reyes hasta pastores, sabios, santos, navegantes, descubridores, misioneros, médicos, artistas, escritores, y personas de toda condición, en un número abrumador, peregrinaron hastaGuadalupe, convirtiéndose en un lugar de renombre semejante, incluso superior, a Santiago de Compostela por citar otro importante foco peregrino.
A propósito de esto, y tras una decadencia de muchos años, hasta llegar a estado ruinoso, los franciscanos llegaron a Guadalupe en 1908 comenzando, ya en época contemporánea, una labor de restauración total, jalonada por varios momentos importantes, con el apoyo de la corona que intervino en 1928 en la coronación canónica de la Virgen de Guadalupe como Reina de la Hispanidad.

Si avanzamos en el tiempo, debemos citar al menos la promoción que llegó desde la labor de los Caballeros de Santa María de Guadalupe, así como el inicio, desde la pastoral universitaria complutense, singularmente la facultad de Geografía e Historia, de modernas peregrinaciones de jóvenes y universitarios a la que se fueron sumando varias diócesis como Toledo, Segovia, Córdoba, diócesis extremeñas, etc, y la labor de asociaciones como ACRG y la asociación de vecinos Fray Hernando de Talavera.

Llegados a este punto, y ya con poco espacio, agradecido no obstante a la hospitalidad del periódico, cabe decir dos cosas importantes: todo apoyo al relanzamiento y restauración de un camino de peregrinación tan universal es meritorio, y digno de elogio, pero excede la labor de una asociación de vecinos talaverana y necesita el concurso de todos, peregrinos y administraciones, pueblos, parroquias y obispados. Está claro que ahora es el momento de dar saltos importantes adelante.

Y estos saltos deben hacerse respetando la Historia. Los caminos de peregrinación no son autopistas únicas ni simples rutas senderistas y puede haber varios, e incluso con ramales y alternativas, debidamente justificadas, por paisaje, monumentos, necesidades logísticas y, sobre todo, razones de enclaves religiosos. Y uno de estos caminos de peregrinación, el utilizado por reyes, una de las razones de denominarle camino real, no está siendo debidamente respetado, ni recuperado, y una manera es llamar camino real a lo que no lo es, aún siendo también un camino posible. Para dejar con ganas de más, sólo terminar nombrando pueblos hoy ninguneados, pero formando parte, según abundantes pruebas de verdad histórica, del verdadero Camino Real desde Madrid a Guadalupe pasando por Talavera que más de uno seguro que recuerda del paso antiguo, hasta 1992, de la Sepulvedana cuando la A-5 iba de Talavera a Madrid atravesando, por la calle real, los pueblos, haciendo paradas más largas en lugares como bar Recio de Santa Olalla: Cazalegas, Brugel (Lucillos) El Bravo (Los Cerralbos), Santa Olalla, Maqueda, San Silvestre (Novés), Santa Cruz del Retamar, Quismondo, Ventas de Retamosa, Casarrubios del Monte, Valmojado, El Álamo, Arroyo Molinos, Móstoles, Alcorcón y Madrid. Queda mucho por hacer. Y debe hacerse entre todos y respetando la Historia: Y se levantó… y se puso en camino…

Eusebio Nuño, profesor titular de Historia del IES de Fuensalida

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Voz del Tajo

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.