www.lavozdeltajo.com

CORONAVIRUS | ¿Cómo es el trabajo de los rastreadores del Covid-19?

CORONAVIRUS | ¿Cómo es el trabajo de los rastreadores del Covid-19?

Castilla-La Mancha es la segunda comunidad con mayor número de rastreadores de coronavirus en relación con su número de población

jueves 06 de agosto de 2020, 18:25h

Los 'rastreadores' se han convertido en una figura primoridial en esta nueva normalidad por la pandemia del Covid-19, pero ¿quiénes son? ¿cómo trabajan?

La mayoría de estos trabajadores son enfermeros que han estado en primera línea en los peores meses de la Covid-19 en España. Aseguran que tienen una gran responsabilidad, pero el trabajo depende sobre todo de la colaboración ciudadana.

Los rastreadores son fundamentales para detectar contagios y aislarlos a tiempo, para evitar que un brote derive en una transmisión comunitaria.

RASTREADORES EN CLM

En Castilla-La Mancha contamos con un rastreador por cada 4.766 habitantes, mientras que otras comunidades como Madrid, que nos cuadruplica en población, cuentan con un rastreador por cada 36.000 habitantes. Las de nuestra región, son, por tanto, cifras similares a las de Alemania.

Los expertos sanitarios señalan que la cifra adecuada es de un rastreador por cada 5.000 habitantes, por lo que Castilla-La Mancha sería una de las tres únicas comunidades de España que cumplen con estos criterios, mientras que la media nacional se sitúa en unos 11.970 habitantes.

Para la diputada del grupo socialista en las Cortes de Castilla-La Mancha, la talaverana Diana López, estas cifras demuestran, “una vez más”, que el Gobierno de Emiliano García-Page “pone todos los medios humanos y materiales, todo lo que está en su mano, por invertir en la lucha contra la Covid-19”.

SU TRABAJO

Ese rastreo se trata de un “minucioso trazamiento de contactos” para “evitar la transmisión comunitaria”.

Tras un positivo, reportado por ejemplo por un centro de salud, su tarea es llamarlo y hacerle una entrevista que permita determinar con qué contactos cercanos ha estado durante la etapa en la que era probablemente contagioso: tres o cuatro días antes del comienzo de síntomas, para localizarlos, aislarlos y hacerles pruebas a ellos.

A partir del positivo se busca el origen de su transmisión mediante una encuesta: ámbito, posibilidad de exposición, si ha viajado, si trabaja en centros sanitarios, dónde tiene su domicilio… Es un hilo del que se va tirando y, si se hace bien, normalmente, se encuentran nuevos positivos que permiten trazar la cadena de transmisión.

Los contactos estrechos se denomina a cualquier persona que haya estado en el mismo lugar que un caso positivo, a una distancia menor de 2 metros y con una duración de más de 15 minutos y los que en un vehículo como en avión o tren se hayan sentado en un radio de dos asientos del caso positivo.

Al identificar los contactos estrechos, el rastreador del seguimiento le informa a la persona de lo que tiene que hacer, de cómo debe aislarse en casa y llamar de tres a cuatros veces para ver como evoluciona.

El principal objetivo es evitar que algunos casos aislados se conviertan en foco de transmisión comunitaria (brote).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios