www.lavozdeltajo.com

FÚTBOL

La guerra de los 12 millones de euros que podría afectar al CF Talavera

Cada día a Rubiales le sale “un grano nuevo” en la cara
Ampliar
Cada día a Rubiales le sale “un grano nuevo” en la cara

Unionistas de Salamanca protesta a Rubiales por una decisión que manipula la ley del fútbol ante los descensos administrativos por impago a jugadores. La Tercera RFEF se suma con otras reivindicaciones como el tope salarial. ¿Tardará mucho la Segunda RFEF en movilizarse?

martes 21 de junio de 2022, 17:16h

Todo sigue siendo mentira en nuestro fútbol de las pocas virtudes y muchos pecados. Si ya en las máximas categorías —LaLiga, Primera, Segunda, UEFA y FIFA— no se compite en igualdad de oportunidades, menos aún en las que ahora pretenden asomar la gaita al profesionalismo; verbigracia de Primera, Segunda y Tercera RFEF. Una vez más los datos son irrefutables y el laberinto en el que se ha metido el presidente Rubiales nos da la razón.

Viene esto a colación de una decisión que le va a procurar a don Luis mayores dolores de cabeza que el asunto de los audios de El Confidencial. Y es que la noticia de que “la Real Federación Española de Fútbol ha anunciado la aprobación de un anticipo de 12 millones de euros a los clubes de Primera RFEF, y los recién ascendidos, para afrontar sus pagos inmediatos” ya ha tenido respuesta en algunos presidentes que ni la considera ética y mucho menos racional. Menos todavía tras los que publicita el propio comunicado federativo: “la RFEF es sensible con los posibles desajustes presupuestarios que se hayan podido producir en una competición nueva y sin referentes para los clubes, que pudieron abordar la confección de sus proyectos económicos sin tener una noción exacta de los ingresos que pudieran recibir ni los gastos necesarios y razonables para esta categoría”.

Está claro que lo que pretende Rubiales y su equipo es “calmar las aguas revueltas de la Primera RFEF: regar con 12 millones de euros a los clubes para que limpien sus deudas con jugadores antes de que llegue la fecha límite del 1 de julio y se ejecuten descensos administrativos que obligarían a rehacer en su composición la división de bronce del fútbol nacional. Esta postura, sin embargo, se muestra a todas luces contraria a los clubes que sí han hecho sus deberes en materia económica”.

Unionistas de Salamanca ha sido el primer club en levantar la voz. Nos parece mal esta medida y así se lo hemos expresado a la Federación”, explicaba a La Gaceta de Salamanca el vicepresidente de la entidad blanquinegra, Roberto Pescador. “Vemos esta decisión como un premio a la mala gestión de clubes que están en situación de deuda y que, en algunos casos, esta situación hubiera desembarcado en descenso administrativo. Por tanto, consideramos que es una medida que no apoya, como dicen, a la competición, sino que de cara a futuro es perjudicial y genera problemas”. Ante esta situación, el club presidido por Sandoval incide una vez en su idea de crear un Fair Play financiero en esta categoría con límites salariales: “Es más necesario con esta medida, lo que va a crear es inflación en el mercado”, se lamenta en pleno proceso de renovación y contratación de jugadores el club.

Y no le faltan razones por mucho que desde la propia Federación se siga argumentando que “con estos 12 millones de euros que ahora se dedicarán a anticipos a cuenta (a devolver entre las próximas cuatro y ocho temporadas, según los casos) la RFEF aporta oxígeno financiero a la categoría, mostrando su apuesta por la misma y su disposición a que lo ‘experimental’ de esta primera edición pueda ir consolidándose paulatinamente”.

Seguramente que quienes tengan cuadradas las cuentas se sumarán a la protesta que ha iniciado Unionistas; por ejemplo los clubes de Segunda, que podrían recuperar la categoría por los descensos administrativos de los que tienen deudas y por efecto de rebote los de Tercera RFEF que hayan hecho los deberes económicos. Unos deberes que para la última categoría de este fútbol que camina hacia la profesionalización ya tiene voz propia en la Asociación de Clubes de la Tercera Categoría Nacional, que ya se ha dirigido a la RFEF que preside Rubiales y ha elevado la voz para pedir un control económico, que llevaría implícito un límite salarial y, entre otras modificaciones, la ampliación de plazas que conceden la clasificación directa a la Copa del Rey (en esta andadura solo lo lograron los cinco primeros, exceptuando filiales) y la eliminación de los partidos de la noche de los viernes.

Veranito caliente y aguas revueltas, sin duda, que solo desde la sede federativa podrán calmarse, aunque ya se haya puesto la primera piedra con la propuesta del propio Rubiales para que para que el play-off de ascenso vuelvan a disputarse, como era tradicional, a doble partido entre los equipos contendientes y no en sede única.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios