www.lavozdeltajo.com

HISTORIAS EN BLANCO Y NEGRO DE TALAVERA Y COMARCA

¿TE ACUERDAS? | Alarma en Talavera ante una posible epidemia

Portada de nuestro número 1.242 del 23 de febrero de 1977.
Ampliar
Portada de nuestro número 1.242 del 23 de febrero de 1977.
sábado 16 de enero de 2021, 12:31h

Fue hace casi medio siglo, en febrero de 1977. Se detectan 8 casos de Meningitis en un mes -3 en Talavera y 5 en la zona- y la medicación aplicada a los niños en varios colegios de la ciudad, hicieron pensar en la llegada de una epidemia. El doctor Francisco del Pozo, director del Centro Nacional de Demostración Sanitaria, ha manifestado a LA VOZ que no existen razones de alarma.

En nuestra edición de papel de la VOZ, Bajo la firma de H.T.P. aparece una entrevista con el director del CNDS -hoy Instituto de Ciencias de la Salud- en la que pone el punto y final a la alarma surgida tras 8 casos de Meningitis en la Comarca. “Los brotes habidos son normales en esta época del año y pertenecen a la clase menos peligrosa”, manifestaba el doctor del Pozo. Y aquí se la dejamos…

DOCTOR DEL POZO: "NO HAY EPIDEMIA DE MININGITIS"

El doctor Francisco del Pozo.

En el espacio de un mes aproximadamente se han dado -comprobados- tres casos de meningitis en Talavera y otros cinco en el área comarcal, incluyendo zonas de Ávila y del propio Toledo. Puestos en contacto con el Director del Centro

Nacional de Demostración Sanitaria (Hoy Instituto de Ciencias de la Salud) ubicado en nuestra ciudad, doctor don Francisco deI Pozo, nos ha hecho algunas declaraciones con respecto al tema.

En primer lugar, el doctor del Pozo nos ha asegurado que no hay motivo para preocuparse, pues no pueden considerarse estos casos como si fuera un brote epidémico. El doctor del Pozo quiere recalcar que si bien es una enfermedad seria, no es por ejemplo la peste, y que hay otras enfermedades que, en esta misma zona, se dan con mayor incidencia -como son la hepatitis y la tuberculosis- que realmente causan más problemas desde el punto de vista social o de salud pública. No hay por tanto motivo para intranquilizar a nadie.

De la peligrosidad de los casos detectados en nuestra zona tampoco hay que alarmarse. De las tres formas que tiene de darse esta enfermedad, sólo una puede considerarse como muy grave, pero aquí no se ha dado. Todos los casos meningíticos pueden dejar, desde luego, alguna secuela, pero la meningitis meningocócica es la que de todas ellas menos peligro causa. En los casos que hasta ahora se han tratado en este hospital comarcal no se ha visto la aparición de secuelas en ninguno, y en cuanto a la curación se obtiene actualmente en pocos días, con excepción de los casos muy graves que. Repetimos, aquí no han dado.

- ¿Hasta qué punto estamos expuestos a contagiarnos, doctor?

- Desde que existen las enfermedades contagiosas, la mortalidad ha disminuido ahora, pero esto no quiere decir que haya disminuido también la morbilidad, o sea la probabilidad de contagio siempre es la misma. Hoy por hoy no existe una vacuna en utilización; hay una vacuna en ensayos muy adelantados. De aquí a unos años quizá podamos contar con ella.

- ¿Qué hacer entonces si nos creemos afectados?

- El mecanismo más práctico y lógico de actuación que existe en este momento (y dada esta leve incidencia) es que cuando se produce un caso hay que declararlo inmediatamente, entonces actuamos en el enfermo y medicamos sólo a éste y a los que hayan tenido contacto con él. No es conveniente aplicar esta medicación -quimioprofilaxis- de forma masiva e indiscriminadamente porque se puede correr el riesgo de que los antibióticos causen perjuicios a personas que estando sanas, pueden ser alérgicas o simplemente sean rechazados por su naturaleza. No hay, pues, en este momento una incidencia de meningitis que, a nuestro juicio, justifique una profilaxis general.

- Los síntomas de esta enfermedad suelen empezar con aparición de fiebre, dolor de cabeza intenso, con vómitos y algunas veces surge una sartema -manchas en la piel-. Le preguntamos al doctor del Pozo si no hay forma de detectarla con un chequeo.

- Si nos dedicáramos a hacer prospecciones faríngeas, quizás nos encontráramos con más de un 25 por ciento de personas -incluyendo a los adultos- con un contagio faríngeo producido por este germen -meningococo- pero que no siempre produce meningitis; se puede encontrar sin más manifestaciones y sin que esto pueda causar graves complicaciones tampoco. Un chequeo a nivel general no es viable, debido precisamente a que, como he dicho antes, la incidencia dada es leve.

- Tenemos conocimiento de que se ha aplicado la quimioprofilaxis en varios colegios de la ciudad, ¿podría decirnos exactamente en qué consiste y si esos niños están fuera de peligro?

- Cuando un niño en un colegio ha tenido una meningitis hay una serie de compañeros suyos que pueden haberse contagiado y estar en ese momento en período de incubación de la misma enfermedad; entonces, con objeto de que no aparezca, actuamos sobre esos niños aconsejando a las familias la quimioprofilaxis que consiste en administrar sulfamidas y antibióticos durante dos o tres días, pero que nosotros hagamos esto no quiere decir que cortemos toda posibilidad, pues esta medicación, como he dicho antes, no es una vacuna.

- Parece ser que es más fácil que la meningitis sea contraída por niños antes que por personas adultas. Nos gustaría saber si hay algún medio, ya que no vacuna, de evitarla o prevenirla, en una palabra, de defender a los más pequeños contra ella.

- Es muy importante -nos dice el doctor del Pozo- que los niños hagan una vida sana, descansen lo suficiente, no tomen alimentos o bebidas fuertes que les pueden perjudicar, sino alimentos equilibrado con aporte de vitaminas y proteínas en general muchos cuidados de higiene, que tanto influyen en todas estas enfermedades infecciosas.

Así pues, no hay motivo para preocuparse, ni mucho menos para pensar una epidemia, como se venía rumoreando a raíz de un caso surgido en un colegio de nuestra ciudad. Y nos alegramos tanto porque no suceda nada anormal como por haber podido charlar con el doctor del Pozo y poder ofrecer a la opinión pública unos datos seguros que reflejan con objetividad la situación.

El ICS, antaño Centro Nacional de Demostración Sanitaria

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios