www.lavozdeltajo.com

FÚTBOL | ‘La otra crónica’ del Sanse-Talavera, por Sergio Heras

FÚTBOL | ‘La otra crónica’ del Sanse-Talavera, por Sergio Heras
Ampliar

Derroche de esfuerzo y sacrificio sin recompensa

Por Redacción La Voz del Tajo
domingo 04 de abril de 2021, 18:40h

El periodista Sergio Heras, desde San Sebastián de los Reyes, nos trae ‘la otra crónica’ del encuentro que ha enfrentado este domingo al UD Sanse y al CF Talavera, correspondiente la primera jornada de la fase de ascenso a Segunda División donde los cerámicos llegaban con una gran dinámica y un chute de energía tras haber consolidado su presencia en la nueva categoría Pro de cara al curso próximo. La expectación era máxima con un Matapiñonera al borde del lleno dentro las posibilidades del protocolo Covid.

Sin embargo, la ilusión con la que afrontaba el Talavera el encuentro se pudo haber afectada en los minutos iniciales porque el conjunto madrileño encontraba en el minuto dos de partido la vía del 1-0 por mediación de Carlos Barreda que con una internada desde la derecha le cogía la espalda a Góngora y con un potente derechazo batía a Edu Sosa.

No obstante los pupilos de Víctor Cea no se vinieron abajo y comenzaron a llevar la batuta del partido. Tanto es así que instantes posteriores al gol inicial, David Añón intentó sorprender la meta de Felipe Ramos con un potente disparo desde la frontal y por muy poco no lo consiguió.

El partido empezaba a coger un ritmo frenético y la pugna que se veía sobre el campo era de altísimo voltaje. Primero fue el Sanse en el minuto 21 quién pudo ampliar la ventaja con un centro pasado al segundo palo que no llegó Marcelo por muy poco. Después fueron los cerámicos quienes respondieron con una espectacular contra dirigida por Dorrio que alzó la cabeza y observó cómo Jon Ceberio llegaba solo a la altura del segundo palo y le puso un auténtico caramelo que el talaverano envío alto por muy poco. El espectáculo estaba servido y el Talavera lo siguió intentando hasta el punto de rozar el empate con la yema de los dedos. Una pillería de Góngora, que ejecutó rápido un saque de banda, dejó solo a Rodrigo que se llenó de balón y golpeó al lateral de la red ante la presencia del meta Felipe Ramos.

Pero como dice el refranero español, qué poco se equivoca, ¡tanto va el cántaro a la fuente que al final se termina rompiendo! Y así fue. Internada, otra vez más, por la derecha del conjunto talaverano al filo del descanso dirigida por Dorrio que es derribado en el área y el colegiado señaló los once metros. En esas situaciones los cerámicos tienen a un especialista como Góngora que no falla. El colegiado andaluz, Manuel Jesús, pitó y el lateral talaverano mandó el esférico al fondo de las mallas lo que suponía el empate a falta de cuatro minutos para llegar al descanso. Contexto idílico para los de Víctor Cea que eran claros dominadores en esa fase del partido y con un resultado que llamaba al optimismo.

Sin embargo, fue el Sanse quien rozó el 2-1 por inmediación de Dani Pichín tras un desmarque previo a espaldas Choco, pero Edu Sosa sacó un pie espectacular para evitar el gol y mandar el encuentro con empate al descanso.

Tras la reanudación, el partido comenzó con otros tintes diferentes a los vistos en la primera parte, en cierto modo con razón, porque un ritmo tan frenético iba a ser insostenible durante los 90 minutos. Todo lo que se vivía en el Matapiñonera tenía que ver con una intensa lucha en el centro del campo, salvo alguna acción aislada de los cerámicos por mediación de Dorrio que fue el más diferencial de los visitantes. Sin embargo, Marcos Jiménez decidió agitar el árbol dando entrada a jugadores como Arturo y eso repercutió en el partido el resultado final.

Carlos Portero sacó el guante para poner un gran centro desde la derecha que Arturo cabeceó al fondo de las mallas sin que la estirada de Edu Sosa pudiera evitarlo. De esta manera, los madrileños se ponían por delante en el marcador a falta de menos de diez minutos para el final. Lejos de venirse abajo, el conjunto que dirige Víctor Cea trató de empatar el partido con continuos acercamientos. Cerca estuvo Monroy que solo tenía que cabecear al fondo de las mallas un rechace de Felipe Ramos tras un gran golpeo desde la frontal de Vicente. El talaverano mando el esférico fuera inexplicablemente. Aun así, el conjunto cerámico dispuso de una última oportunidad para empatar el encuentro en la última acción del partido con un rechace que cazó Bourdal dentro del área, pero Felipe Ramos desbarató todas las opciones con una gran estirada.

Gran partido de los cerámicos con un derroche de esfuerzo y sacrificio que al final no tuvo recompensa ante el que había sido líder del grupo madrileño donde demostró su status con una gran efectividad que mandando en el marcador final. El próximo partido será en el Municipal El Prado frente al Internacional de Madrid donde el Talavera debe sacar los tres puntos para no alejarse, más aún si cabe, del sueño de entrar en los playoff de ascenso a Segunda División.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios