www.lavozdeltajo.com

FÚTBOL

Un Talavera solvente salva el escollo riojano

Un Talavera solvente salva el escollo riojano
Ampliar

Rodrigo con su gol y su asistencia a Añón superan la primera final —ante el UD Logroñés— a la que está sometido el equipo blanquiazul para intentar ocupar la plaza de salvación que ahora es del filial bilbaíno. El miércoles se la juega en Valladolid ante un Promesas que a la misma hora ganaba en el feudo del Tudelano

sábado 02 de abril de 2022, 19:10h

Había que ganar y se ganó. Era una final ante un UD Logroñés que no mostró una buena cara en Talavera. Bastaron los goles de Rodrigo —que sirvió además el segundo— y David Añón para continuar soñando con la permanencia. Y ésta tiene una nueva cita el miércoles en Valladolid —que ganó por 1-2 en Tudela— para solventar el aplazado de la jornada 28. Pero hay que contar el desarrollo de lo acontecido y a ello nos disponemos sin más.

Un gol —medio regalo de Rueda— a la media hora de juego conseguido por el pichichi Rodrigo Rodrigues bastaría para que el CF Talavera salvara uno de los 9 match boll que le restan y seguir soñando con la salvación. Así se marcharon ambos equipos al descanso después de que salvo una acción de Edu Sousa sobre Rodri Ríos en la que los riojanos reclamaron penalti, éstos apenas si inquietaran el área local.

Y no lo hicieron porque el equipo de Víctor Cea —muy bien plantado en todas sus líneas— no se lo permitió en los 45 minutos de juego, en el que los puntas blanquiazules fueron los que más empeño pusieron por romper el cero a cero inicial. Toño Calvo, David Añón y Dani Pichín, junto a Rodrigo, pusieron a prueba en más de una ocasión al meta Ximo Miralles, que volvía a la titularidad tras la lesión de Serantes.

El “equilibrio” relativo se rompió, como decíamos, a la media hora cuando Rueda regalaba un balón a David Añón, que en combinación con Toño Calvo permitió a éste servir en el área a un Rodrigo Rodrigues que esta vez con la derecha envió el balón al fondo de la red de la UD Logroñés. Era el 1-0 con 15 minutos por delante en los que salvo un par de saques de esquina —uno por bando— pocas acciones más se dieron para ser anotadas en la agenda de este cronista. Seguro que el gaditano Mere Hermoso alguna reprimenda echaría en la sala de vestuarios. Lo decimos porque su equipo no mostró muy buenas maneras futbolísticas esta tarde soleada en El Prado. Aunque tal vez fue porque el once de Víctor Cea no se lo permitió.

SEGUNDA MITAD

Y algo debió de suceder, porque a la salida de vestuarios no comparecía Fer Cano y en lo hizo en su lugar Dubasín, buscando más control en medio campo. Y muy pronto traía consecuencias —negativas pata los blanquiazules— porque Bourdal recibía muy pronto una cartulina amarilla que le hace perder el aplazado de Valladolid y se veía a un UD Logroñés más estirado. Castellanos lo intentó sin éxito con un disparo al borde del área; y Escalante taponó bien a Aridane era lo computado en los diez minutos de este período. Poco, aunque ya era más que lo mostrado en los 45 anteriores.

Pero el susto lo daba Góngora, que previsiblemente mareado tenía que ser atendido, aunque continuó sobre el césped y a renglón seguido llegaba el 2-0. Magistral jugada de Rodrigo que filtró un pase de espuela a David Añón, que solo tuvo que elevar el balón por encima de Ximo Miralles en su desesperada salida.

Jugar con la cabeza pedían desde la banda para evitar descalabros como el del pasado domingo en Zamora. Esa era la prioridad mientras un “desesperado” Mere hacía un doble cambio con Diamantra y Guarrotxena —el goleador del UD Logroñés— buscando acortar distancias. Y se comenzó a ver otro rival mucho más agresivo, al que el Talavera tuvo que parar como pudo. Pidieron mano en el área blanquiazul y el madrileño concedió esquina con intervención de Sousa. Agobiaban los de Logroño a balón parado y entre faltas y saques de esquina pasaban los minutos. Que no eran buenos para el Talavera que acumulaba cartulinas y llevaban a Cea a tomar decisiones. La primera fue sustituir a Dani Pichín por Pablo Monroy.

En la acera de enfrente más madera con la entrada del capi Iñaki Sáenz. Y la tuvo el Logroñés en 81 tras otro saque de esquina, pero no era su tarde para alegría de los locales. Cea daba entrada a Víctor Ruiz por Toño Calvo y el crono se acercaba cada vez más a su final con cinco más lo que señalara el madrileño Pérez Muley. El Talavera sabía a lo que jugaba —que no se jugara principalmente— por sus intereses y lo estaba consiguiendo. Cinco de añadido indicaron desde la banda y Cea reaccionaba con un triple cambio para arañar más minutos.

CF TALAVERA: Edu Sousa, Choco, Góngora, Tomi Bourdal, Escalante, Jordi Ortega, Vicente Romero (Forgas 92’), Dani Pichín (Pablo Monroy 78’), Rodrigo (Jordi Martín 92’), David Añón (Dani Ndi 92’) y Toño Calvo (Víctor Ruíz 85’).

UD LOGROÑÉS: Ximo Miralles, Paolo Medina, Arregui (Diamantra 65’), Jesús Rueda, Fer Cano (Dubasín 46’), David Ramos (Iñaki Saénz 78’), Dani Pinillos, Javi Castellanos, Jesús Alfaro, Aridane (Guarrotxena 65’) y Rodri Ríos.

ÁRBITRO: El madrileño Sergio Pérez Muley con el murciano Borja Jiménez Contreras y el gallego Brais Gracía Valín. Completan la nómina arbitral el manchego Fernando Moreno Osuna como cuarto árbitro y el talaverano Ramón Mora Correas como informador del colegio arbitral. Tarjetas a Tomi Bourdal —no jugará el día 6 en Valladolid—, Dani Pichín, Rodrigo y Pablo Monroy; y Jesús Alfaro y Dubasín por los visitantes.

GOLES: 1-0. Minuto 30. Rodrigo. 2-0. Minuto 62. David Añón.

INCIDENCIAS: Municipal El Prado. Tarde del sábado soleada aunque fresquita para afrontar la 30ª jornada con un buen ambiente en las gradas y la presencia de una treintena de seguidores visitantes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios