www.lavozdeltajo.com

REPORTAJE/ENTREVISTA

Rafael París, el Gaudí parrillano

Rafa en su último trabajo, un banco con sol en relieve
Ampliar
Rafa en su último trabajo, un banco con sol en relieve

Este autodidacta de la azulejería de “trencadís” —que iniciara como hobby tras visitar Barcelona— nos muestra su completísima obra de quince años de paciente dedicación. El colegio Cristóbal Colón de Talavera luce un mural de su autoría como homenaje a los alumnos, que ha sido recientemente inaugurado

viernes 23 de septiembre de 2022, 21:00h

A principios del mes de septiembre recogiamos en nuestro diario una información en la que dábamos cuenta de la noticia en la que el Colegio Bilingüe Cristóbal Colón de Talavera de la Reina daba la bienvenida al nuevo curso escolar 2022-2023 con la inauguración de un nuevo mural cerámico en sus instalaciones.

El autor del mismo no era otro que el vecino de Talavera Rafael París Rodríguez —tío de unos de los profesores— que utilizando lo que en artesanía ceramista se denomina “trencadis” había construido un mural formado por un sol y tres flores como homenaje a todos los alumnos del colegio.

La preciosa obra está expuesta en el mismo para deleite de los visitantes, pero hemos querido apreciar más detalles de esta actividad poco conocida y hemos visitado la casa “taller” de este artista autodidacta, que tiene como precursor al célebre arquitecto catalán Antoni Gaudí y que fue muy popular en la corriente arquitectónica conocida como Modernismo Catalán en los siglos XIX y XX.

La cúpula que adorna la vivienda

— ¿Pero quién es Rafael París Rodríguez?

Ahora mismo un jubilado de 64 años, nacido en Parrillas y criado desde los 10 en Talavera, que ha tenido como actividad principal la confección. Soy completamente autodidacta y algunos albañiles que han tenido que hacerme algún trabajo se han quedado impresionados cuando han visto mi obra.

— Nos encontramos en su vivienda habitual, una parcela ubicada en los aledaños de la Ciudad de la Cerámica. La imagen que se contempla en ella es sencillamente espectacular, tal y como podrán apreciar en las imágenes. La pregunta es obligada: ¿Mucho tiempo y mucha paciencia para afrontar este trabajo, no Rafa?

— No se pueden cuantificar las horas de dedicación y la paciencia que hay que tener para ir encajando las piezas.

— ¿Y de qué te viene esta afición?

— Todo fue hace quince o dieciséis años con ocasión de una viaje que realicé junto a unos amigos a Barcelona. Quedé prendado del parque Güell y, por supuesto de Gaudí. Y me dije que yo podía intentar hacer algo parecido y me puse manos a la obra; poco a poco y sin prisas. Es cierto que me compré un libro de Gaudí para conocer su obra y visité lugares como Los Santos de Maimona, donde el “Gaudi extremeño” Francisco González Grajera levantó su “Capricho de Cotrina”. Cuando la visité él ya había fallecido, pero pude hablar con uno de sus hijos y de la conversación pude extraer algunas conclusiones para aplicar a mi obra.

— La técnica utilizada por nuestro protagonista se llama “trencadis” y se utilizan azulejos esmaltados de diferentes colores, aunque también tienen cabida otros materiales como porcelana, tesela o vidrio. Pero Rafa nos dice que normalmente usa azulejos y así nos lo cuenta.

Yo visito muchos los contenedores de Talavera para recoger las piezas de azulejos por lo que se puede decir que el 90% de mis piezas son recicladas.

— Y a la hora de elaborar tus obras ¿tienes algún concepto básico?

— Evidentemente sí. A mi no me gusta hacer obras en liso porque creo que eso lo puede hacer cualquier albañil o alicatador; yo procuro que el relieve siempre esté presente en cada una de ellas porque de lo contrario sería un simple alicatado. Y aunque sean dibujos bonito, yo los describo como que “no tienen alma” por muy atractivos que se aprecien.

El artista ante una de las varias fuentes que hay en su parcela

— Y de cuanto manifiesta damos fe en su último trabajo; un magnífico banco en el que el respaldo hay un sol completamente en relieve. Una última realización que a buen seguro tendrá continuidad, ¿no Rafa?

— No hay dudas. Ahora mismo quiero ofrecer un homenaje a mi primer apellido, París, y tengo en mente intentar crear una torre Eiffel de unos tres metros de altura. Sé que tiene su enjundia, pero me lo he metido entre ceja y ceja.

— Nosotros, que hemos recorrido toda la parcela para contemplar sus obras, no tenemos la menor duda que con el tiempo volveremos a visitarle para que nos la muestre. El artista, o nuestro artista, mantiene que este hobby le sirve de “relajación y entretenimiento”. Pero había que preguntarle y así lo hicimos... ¿Y si te surgiera algún encargo?

— La verdad es que así me lo planteé desde el primer momento. No tengo más objetivos que divertirme y relajarme en cada obra, como con la que se ha inaugurado ahora en el colegio Cristóbal Colón.

— No queríamos finalizar el presente reortaje-entrevista sin conocer una curiosidad. Y le preguntamos: ¿Qué técnica utilizas para que las piezas estén tan bien ancladas y no se caigan?

— No debería decírtelo (risas) porque es un secreto. No, ahora en serio. Yo no entiendo cómo algunos de los paneles que hay en Talavera al poco tiempo de su instalación los visitas y ves que se han caído algunas piezas; lo mío es muy sencillo. Al pegolán le suelo añadir cemento moreno y arena cribada. Y aquí puedes apreciar el resultado.

Podíamos estar horas y horas de charla con Rafa. En su parcela, que utiliza como vivienda habitual, no falta el más mínimo detalle ornamental —fuentes incluidas— y hemos presenciado tanto el delicado trabajo como su obra, que a la vista de las imágenes que les ofrecemos nos resulta tan brillante como gratificante. Con Gaudí en su mente, Rafa también procura, como aquél, tributar homenaje a la sabia naturaleza: flores, soles, estrellas o animales conforman hoy, quince años después, su legado de arte. Y hay que felicitarle por ello. Volveremos cuando su torre Eiffel se ilumine en el fondo del habitáculo del ya para nosotros “Gaudí parrillano”. ¡Gracias por su cercanía y su disponibilidad para este reportaje!

Caseta para el perro

Ancla

Arco

Arco que decora la entrada al baño en la zona del bar

Mampara de la ducha de la piscina

Lagarto sobre fuente

Detalle del techado de la vivienda

Techumbre sobre el chiringuito del bar

Reloj solar sobre el techo del chiringuito

Símbolo que anuncia la propiedad de Raquel y Rafael

Pájaro al final de la acequia

Veleta sobre el torreón del chiringuito

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios