www.lavozdeltajo.com

ARTÍCULO

En defensa de Occidente (14)

En defensa de Occidente (14)

Carlos González-Teijón es escritor, sus libros publicados son Luz de Vela, El club del conocimiento, La Guerra de los Dioses, El Sistema, y de reciente aparición “Psicología de virtudes y pecados”, de editorial, Letras de autor

lunes 04 de abril de 2022, 16:00h

También es imprescindible que analicemos en profundidad cual es la Posición y los Intereses de China.

Ya ha quedado claro que cuando nos referimos a China, de quien hablamos es de un grupo de personas que se consideran élite y que intentan, a veces consiguen, adoptar las decisiones generales sobre el grupo. Son los que, por lo menos en apariencia, disponen del poder, y designan al líder físico -presidente- de turno para que defienda una postura que creen les va a beneficiar en el mantenimiento de su posición de privilegio.

Intentaré explicarlo como mediador profesional, aunque el lenguaje de los conflictos es a veces muy complicado, pero vamos a ello. Arriesgaré en el comentario.- “La posición de China, en el fondo, es la de un gran tigre de papel”.

¿Por qué? Porque no hay unas verdaderas élites que se consideren que ostentan el poder y gozan de los privilegios del mando y el dominio. Ninguna persona ni grupo controla el poder económico. Al contrario que Rusia, no hay jerarcas económicos poderosos que puedan comprar o influir en los poderes del estado, y por ello lucharán para no perder lo que tienen. Como en Occidente se ha hecho siempre, y se sigue haciendo, hasta la llegada de leyes que, de forma imperfecta, pero que intentan democratizar el acceso al mercado y la defensa de los consumidores frente a los jerarcas del poder político. En el caso de China eso lo ha impedido el partido Comunista, no permite que ningún gran empresario disponga de poder político en la práctica. Pero no hay nadie dentro del partido que se sienta y se crea dueño de la nación, del estado. “El ojo del amo engorda el caballo”, “El que tenga hacienda que la atienda…O sino, que la venda”. En fin. Frente a férreos enfrentamientos exteriores China se derrumbará como un azucarillo en un vaso de leche caliente, porque no tiene columna vertebral de intereses, en el fondo no es propiedad de nadie, y nadie defiende la propiedad…De otro.

La posición actual de China es tremendamente engañosa. Parece alguien poderoso pero en realidad es un decorado, detrás no hay nada, ni, en caso de verdadera lucha a muerte,…Nadie.

¿Cuáles son los Intereses Chinos? En un principio, por Biología y Psicología, lo que le interesa a China es presentarse como un ciervo, león o caballo que domina al grupo. Y lo que quiere es que el concepto de ”lo Chino”, triunfe y tenga preponderancia en el planeta. Pero su enorme lastre es que quiere lo que no puede. Mientras no aclaren internamente qué es lo que quieren, no pueden luchar por conseguirlo.

Si lo que quieren es que sus buenas empresas creen productos de calidad y con precios competitivos -que pueden perfectamente hacerlo-, lo que han de hacer es dejar que la soberbia, la vanidad y la avaricia, guíe a sus grandes empresarios, hasta que alcancen casi la esquizofrenia, tal como sucede en Occidente, donde la gran mayoría de los mismos llevan, sino a un psiquiatra, sí a un psicólogo al lado. Y dejar que estos alcancen el poder y dicten las leyes del estado, aunque siempre, siempre, controlándolos y sometidos a reglas democráticas, aceptación de elecciones libres y derechos individuales. Porque de lo contrario estos poderosos crearán monopolios y oligopolios, y dominarán el mercado sin competencia alguna. Abocado todo ello al desastre. Miremos la historia.

Si lo que quieren es que el “Estado” chino domine política y, por ello, también militarmente, las tierras que alcance, y ganada mucha influencia, dictar la política cuasi mundial -que es lo que de verdad les gustaría- entonces su éxito es imposible. En esa misión agotarán absolutamente todos sus recursos y avanzarán hacia el abismo. Porque si algo nos ha demostrado la historia es que todo poder, por grande que sea, provoca su propio agotamiento y decadencia. Y todos lucharemos contra esa… “Dictadura”.

Los verdaderos intereses de China, sino imposibles, sí son muy difíciles de defender para ellos. Porque lo que en realidad quieren es, con una psicología atrasadísima, de hace doscientos años, crear un imperio a la vieja usanza, adoptando estos tres elementos definitorios, como cualquier otro imperio: Raíces de vieja Civilización, Poder militar, y Poder político y cultural. Pero esto ya ha fracasado estrepitosamente en la historia.

El principal problema es que ellos, los últimos dos mil años, no han sido una civilización guerrera militarista, al contrario, les han dominado militarmente, pero ellos han sobrevivido sobre todos porque han triunfado con su imbatible arma: La Cultura, la Técnica, la Manufactura, la Laboriosidad y la Organización social.

Pero ahora aparecen con el enorme poder político del Partido comunista Chino, pero eso es inexportable, e infumable para el exterior. Y, además, pretende exportar el poder de dicho férreo partido con mercado y productos manufacturados. Eso es un absurdo, porque sólo podrá vender si crea un monopolio, de lo contrario nadie le comprará al enemigo que te pisa el cuello. Y eso… Ya no es mercado.

No puede llevar a cabo, en el exterior, poder cultural alguno porque, ni puede imponer la vieja cultura China -ya la han abandonado ellos mismos- y no pueden imponer la nueva cultura de comunismo y mercado porque no la adquirirá nadie. Y de adquirirla, ellos mismos no la dejarían nacer porque estarían creando su propio enemigo futuro.

Ahora se ve la malísima Posición de China, y por eso siempre se colocan de perfil, no puede avanzar porque “Si pica se mancha el pico…Y si no pica se muere de hambre”. No puede imponer su política y su fuerza militar, porque entonces destruiría cualquier “Mercado”, -libertad de acceso- porque construiría un monopolio. Ni puede prepararse para vender sus excelentes productos, porque entonces ha de someterse a las leyes de “La Democracia”. Esta no es una ideología ni una forma de pensar, esta es una exigencia insuperable porque en esta vida tienes dos opciones, no más, o dominas a los inferiores, e impones tus normas, o colaboras con los vecinos y entonces hay que someterse todos, irremisiblemente…A Rotondas y Semáforos…Leyes democráticas y controladas por jueces independientes.

¿Por cuál camino elegirán avanzar los líderes chinos?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios